Hemeroteca

 

Club Atlético Ribereño

  Con fecha, 24 de septiembre de 1928, Matías Martínez Pérez, de 28 años de edad, labrador y vecino de Carcastillo, se dirige al Gobernador Civil, con la siguiente petición: “Que deseando constituir en esta localidad una sociedad, con el objeto de fomentar y propagar los deportes, llamada” Deportivo Ribereño de Carcastillo”, eleva a V.E., duplicado ejemplar del Reglamento por el que ha de regirse,…

            Y Suplica, si lo tiene a  bien, se digne poner la nota correspondiente, en virtud de lo que dispone la vigente Ley de Asociaciones, para que la Sociedad pueda constituirse legalmente.

            Gracia que espera obtener de V.E., cuya vida guarde Dios muchos años.

                                  Firma, Matías Martínez.

 Inauguración del nuevo campo:

 El Diario de Navarra, en su edición de Sábado, 9 de Junio de 1928, nos da una reseña de la fecha de inauguración, en un reportaje, titulado: “Desde Sangüesa, la Peña Sport a Carcastillo”. ( En aquellos momentos, el C.D. Peña Sport era el nombre del Club de Sangüesa).

 RESEÑA: “ No podemos menos de mostrarnos agradecidos al Club Deportivo Ribereño de Carcastillo, por la invitación, que a nuestra Peña Sport, se ha hecho para inaugurar su nuevo campo de deportes, en aquella simpática Villa, pues , según nuestras noticias, no han sido pocas las ofertas, que, de varios clubs, se han hecho, tanto de la Ribera como de la capital”. Sepan los simpáticos muchachos de Carcastillo que, allí, iremos, el próximo domingo, a jugar un partido que sea comienzo de la amistad deportiva que reina,¿ cómo no?, entre estas dos sociedades. No se sabe , todavía, el equipo que defenderá los colores de la peña, pues algunos de los ases no podrán desplazarse, pero se procurará poner tal, que pueda realizar un buen partido frente a los Carcastillenses”.(Hasta aquí, el Corresponsal de Sangüesa._ EME  ERRE).

            En el libro de Actas del Ayuntamiento de la villa, ( Folio 143), consta lo siguiente” Se concede autorización para construir un campo de fútbol en el término de Larrate y se concede la subvención de 125 ptas. , accediendo a lo solicitado por D. Nemesio Arbeloa)”. (Año 1927).

           

 

El 28 de septiembre de 2002, se celebró la conmemoración de los 75 años de fútbol en Carcastillo, y, en el mismo se hizo un homenaje a Francisco Pérez” un carcastillejo de 85 años, y única persona que vive del grupo, que en 1927, influyó , en que el deporte del balompié comenzara a practicarse en el pueblo”.( Diario de Navarra. Septbre, 2002).

           Para ese día, se cursó invitación personal a todos los exjugadores de Carcastillo, comenzando con un partido entre Osasuna Veteranos y Larrate Veteranos. Y siguiendo la fiesta, amenizada por la Banda Municipal, y entrega de una placa a Francisco Pérez y a los nueve presidentes que ha tenido el Larrate, aunque dos de ellos . José Mari Echegoyen y Javier Irigoyen, ya han fallecido. También está previsto ofrecer un pequeño detalle de recuerdo para los exjugadores.

           El 29 de septiembre( Domingo), tendrá lugar una Eucaristía, presidida por José Manuel Elespe, que fue uno de los promotores del Club Deportivo y Cultural Larrate, junto con Carlos Prieto, y otras personas del pueblo.

 En el campo de fútbol, “El Villar”, estuvieron presentes, Javier Trigo, Director Gerente del Instituto de  Deporte y Juventud, que afirmó que jugó en el Larrate “temporada y media”, también , según la reseña de Diario de Navarra,( 29-10-2002), estuvo presente el Presidente de la federación Navarra de fútbol, José Luís Diez.

            Javier Iguaz, concejal de  deportes, entregó una placa a a José Tomás Díaz, presidente del Larrate y a los capitanes de Osasuna Veteranos y Larrate Veteranos.

 

 El club Deportivo Ribereño, parece ser que cesó en su actividad durante la Guerra Civil. Hemos comentado la solicitud, cursada por Matías Martínez, con fecha de 24 de septiembre de 1928, al Gobernador Civil de Navarra, con el fin de legalizar esta sociedad deportiva.  El Hecho es que esta Sociedad, no debió de durar mucho tiempo, ya que, con fecha 12 de Febrero de 1930, el Alcalde ejerciente, D. Ugolino Urrutia, en una de sus cartas de la Alcaldía, manifiesta al Gobernador Civil de Navarra, que “en este Municipio no funciona, hace ya algún tiempo la Sociedad ClubDeportivoRibereño”.

            Lo más probable es que, aunque la  Sociedad se hubiera disuelto, sin embargo el Club siguiera llamándose “C. Deportivo Ribereño”, y continuara con este nombre, hasta después de la Guerra Civil, que cambió su nombre por C.Deportivo Carcastillo.

 C.D. Carcastillo: Parece ser que el C.D. Carcastillo, aparece con distinto nombre, después de la Guerra Civil, cambiando el nombre de “Ribereño”. (Incluso, tengo idea, por algún recorte de periódico que, entre estos dos nombres que barajamos, llegó a llamarse: C.D. Huracán, por alguna crónica que leí…,pero no estoy seguro del todo..).

 

 

 PARTE SEGUNDA:

 

C.D.Carcastillo:

Recuerdos infantiles: A veces, lo que se recuerda desde la infancia, se queda grabado en la memoria, y apenas se olvida. Viene a mi mente, donde estaba el campo de fútbol, bastante más abajo que el actual, quizás donde casa el mediero, y más abajo, lindando con el Colegio de las Monjas.

            Recuerdo el campo, rodeado de “carrizo, cerrado para que la gente no se colara, sobre todo los chavales forasteros de Murillo y alrededores, aunque de esos menesteres, ya nos preocupábamos los chavales del pueblo, que vigilábamos para que no entraran , controlábamos  a los que veíamos colarse, porque teníamos que defender lo que considerábamos “nuestro campo de fútbol”.

            ¿Quién no se acuerda de nombres, como Gurrión, Elso, Aragón, Montes, Ganuza, Medrano, Felipe Lecumberri, José Mª Visus,  Goñi, Salvador, Mocico, José Mª Urrutia, F. Fernández, Timoteo, José Mª Ederra, Ben Barek, Indurain, Mari Garde, Angel Garde, Gabino, Puyol. Fadrique, Angós, Roncal, San Martín, Larramendi…..y  En 1950, el C. D. Carcastillo, consiguió la copa del Trofeo Hector Cervera, que, todavía se conserva en las oficinas del Club.

 

 Años 1939 y 1940.. en adelante

 

 Otro de los episodios a recordar, la “Odisea” por la que pasaron los Jugadores del C.D. Carcastillo en Berbinzana, que llevó comentarios, durante mucho tiempo, de Tafalla para abajo, a raíz de un partido disputado en esa localidad.

De aquellos tiempos, de auge de fútbol en nuestra villa, había una canción que se cantaba en los viajes y en el campo de fútbol:

                       

 

“ Anda y dile a la Peña que se prepare

Que, al equipo rojillo, no hay quien le gane…”.

 

   ¡ a La Bi, a la Ba, a la Bin-bon- ba,

      Carcastillo, Carcastillo, y nadie más.

 

    Ya viene la Peña Spot, con el árbitro comprado,

                 El defensa, medio muerto y el portero encalabrado.

 

( El nombre del equipo se cambiaba, según el equipo que visitaba nuestro pueblo).

 

 PARTE TERCERA:

 

CLUB DEPORTIVO Y CULTURAL LARRATE

  Hacia 1968, se fundó este Club, con distinto nombre, en este caso “Larrate”, haciendo alusión al término de nuestro pueblo. Ya, anteriormente, hemos comentado que , en sus tiempos, el Ayuntamiento había dado una subvención al C.D. Ribereño, para la construcción de un campo de futbol en el término de Larrate, de 125 ptas.

 

            Antes de cambiar de nombre, ya había habido otras iniciativas que llevaban este camino. De hecho, una de las veces, el equipo de Carcastillo, en ciernes, cursó una invitación al C.D. Melidés, para jugar un partido en el llano de Larrate. Se jugó una copa que fue para los del pueblo.Recuerdo que, unos años  antes de federarse, como equipo de Regional, todo el pueblo contribuyó, en la medida de lo posible, a transformar el solar, donde se encuentra el Parque, en campo de fútbol. Se quemó todo el matorral que había. Los tractores de los labradores hicieron una gran labor de acomodación, con bravanes, cultivadores, rastra y molón, dejando un campo que , durante unos cuantos años, sirvió al C.D. Larrate, para seguir desarrollando su carrera deportiva.

 

            ¿ Quién no recuerda, en Navidades, de tres de la tarde en adelante, a los jóvenes, jugando partidos de fútbol, en los que empezaban a destacar los que, unos años después, habían de ser los primeros jugadores federados?. Había verdadera afición a fútbol, si no, no se explica, cómo estaba lleno todos los días , con la dificultad de poder jugar y tocar el balón.

            Se comenzó a jugar partidos amistosos con los pueblos de alrededor. No se nos olvidará nunca, el domingo que montamos en el autobús de Manuel Echegoyen, los jugadores, con José Arpón, al frente, con las redes de portería y los balones, para ir a jugar a Falces. Pagamos 7 duros los jugadores de nuestro bolsillo: Lo interesante era jugar. El Campo de fútbol de Falces, cerrado y espacioso; lo peor es que la hierba estaba muy alta, y hubo que bregar de lo lindo, lo que no impidió que el Larrate ganara por 5-6 el encuentro, y la vuelta a casa fue de lo más agradable.( FotoAutobús)

 

 

Al mismo tiempo, junto con la inscripción en la Federación Navarra de Fútbol, se contaba ya con una Junta que había dado todos los pasos necesarios para conseguirlo, en las numerosas reuniones que se hicieron, primero, en distintos lugares, bar de Prieto, Colonización; al principio, informalmente, y, después, al conseguir el local de Colonización, con horario establecido de antemano y Acta incorporada.

            El primer partido en Regional, tuvo lugar en el campo citado, contra el equipo de Potasas. Ganó el Larrate por 4-3. Fue un partido entretenido, consiguiendo los dos primeros puntos, a pesar de la falta de compenetración, explicable por ser comienzo de temporada, y que algunos de los que jugaban, habían estado marcando el campo, y estaban cansados, como lo manifestaron después.

            La organización, en cuanto a la vestimenta del equipo era perfecta: Cada jugador del partido jugado ese domingo, tenía su bolsa, y se llevaba la ropa a lavar y planchar, con la obligación de llevarla limpia y en condiciones para el siguiente partido, independientemente de  si jugara o no.

            Nos cambiábamos en el edificio de Colonización, y salíamos vestidos hacia el campo de fútbol. En el descanso, sobre todo en invierno, la cafetera corría de mano en mano y nos daba la energía suficiente, para empezar de nuevo, después de haber conversado, entre nosotros y con el Entrenador de turno, los fallos y jugadas del primer tiempo.

 

            Al principio, los entrenamientos, dos veces a la semana, eran bastante fuertes. La gente acudía con ganas y con sacrificio, al patio de las escuelas nuevas, bajo la vigilancia y órdenes del entrenador y futbolista, entonces, J.Manuel Alfaro.

          Estos entrenamientos eran eficaces y daban sus frutos el domingo siguiente. La afición acompañaba al equipo y vibraba con él, en los partidos y desplazamientos.

            Precisamente, hablando del patio de las escuelas nuevas, que era de tierra, se comenzó a encementar, con la ayuda de gente voluntaria, que durante una serie de domingos, por la mañana trabajaron “ gratis et amore”, echando suelo en una parte del patio, unos de albañiles, otros de peones en la hormigonera, y otros llevando carros de hormigón.

 

 

– En aquellos años , 1967 al 70, el equipo se desplazaba a las localidades de Sangüesa, que tenía un equipo, fuera de serie, pero , en el que logramos conseguir una serie de puntos, a base de esfuerzo y coraje, arropados por una afición, que completaba los asientos libres, en el autobús de Manuel, acompañando al equipo y animándolo.

 

            Otro de los lugares, Olite, con su equipo el Erri-Berri, donde , desde siempre, había una gran afición futbolística, con grandes jugadores, y un campo, en perfectas condiciones. Nunca había habido nada entre los dos equipos, excepto un domingo que, a los diez minutos, el Arbitro expulsó a uno de los nuestros que jugaba de Medio, y que era un pilar fundamental en cortar juego y distribuirlo. A los pocos minutos, perdíamos por 2-0. El Larrate, enfadado y animado por su afición, consiguió empatar el partido. La afición olitense, comenzó a meterse con algún jugador del Larrate, que se enfrentó con el público. Al final, el partido terminó con 2-3, a favor del Larrate. Se armó un follón, fuera de serie; estuvimos en el vestuario, cerca de tres cuartos de hora, sin poder salir. Al final, salimos y, protegidos por la fuerza pública, llegamos al autobús y nos volvimos, por la carreterade circunvalación, a salir a la general para Carcastillo. Insisto que fue algo raro lo que ocurrió, porque, a pesar de la rivalidad, no había enfrentamiento entre los dos pueblos. A veces , las aficiones también se extralimitan, y dan lugar a estos acontecimientos.

 

            Con el Azkarrena de Caparroso, también había rivalidad, y algún roce, más achacable a decisiones arbitrales. En uno de estos partidos, por una de esas decisiones, nos quedamos sin un jugador una temporada bastante larga.

 

            Cuando tocaba ir a algún pueblo más lejano, se aprovechaba también para merendar, después del partido, los jugadores y la gente que había en el autobús, intercambiando comentarios sobre el partido jugado, favoreciendo la unión entre jugadores y afición.( Por cierto , cada uno se pagaba la merienda de su propio bolsillo).

            Estos desplazamientos llevaban consigo bastante esfuerzo, pues había jugadores que se tenían que desplazar, del lugar de su trabajo, el sábado al pueblo, ir a jugar a otro, algunos domingos, y estar el lunes en su puesto de trabajo, de nuevo, aparte de tener que entrenarse, por su cuenta, durante la semana.

            No podemos menos que hacer mención del día en que el Larrate se enfrentó al Campeón del trofeo Boscos de Pamplona, en Carcastillo, ganando el partido, con el resultado de 4-1, y la copa consiguiente,( Trofeo Super Ser).

Con el agravante, de que estábamos en plenas fiestas de Septiembre , y la calidad del contrincante.

 El Larrate, era el Equipo de Fútbol de esos años( 67 al 71…). Comenzó a llamarse: Club Deportivo y Cultural Larrate, fundado por el entonces Presidente, Carlos Prieto y una serie de colaboradores anónimos, que impulsamos,, entre otras cosas, una biblioteca, en una sala de Colonización, la primera cabalgata de reyes, en la que participaron todas las cuadrillas de jóvenes y mujeres que quisieron y se responsabilizaron de su realización, con la colaboración de mucha gente desinteresada, y del Ayuntamiento y Parroquia, con las vestimentas de Reyes, Pajes, La Guardia Civil, con la prestación de Caballos. Aparte, de  algunas reuniones  semanales y charlas culturales, todo en función del pueblo y para el pueblo.

            En mis años de Jugador  del Larrate y miembro de la Junta, a destacar la labor realizada por Carlos Prieto y, posteriormente José Mº Echegoyen y José Miguel Puyol, junto con Jesús Manuel Alfaro Miqueleiz, como jugador y entrenador.